Translate

sábado, 7 de marzo de 2015

La Responsabilidad Social Educativa se trató en el Vaticano

Debatieron del 2 al 5 de febrero de 2015 en el Vaticano sobre responsabilidad social educativa en el IV Congreso Mundial de Scholas
"Bajo el lema 'Responsabilidad social educativa', los participantes discutieron sobre la inclusión educativa y analizaron el mensaje del Papa Francisco sobre la educación de los jóvenes."
 Este congreso en el Vaticano contribuirá a darle mucha visibilidad a la Responsabilidad Social Educativa. Quiero destacar algunos conceptos:
-Es muy bueno que se hayan reunido "expertos en educación y en responsabilidad social": porque es realmente un tema interdisciplinario.
- Pienso que utilizan la idea de RSEd con foco en la inclusión educativa de jóvenes que viven en entornos vulnerables.
-En el  discurso final, el Papa habla de la necesidad de recomponer un pacto educativo, entre la escuela, la familia, la patria y la cultura. Dice que “El pacto educativo roto significa que, sea la sociedad, sea la familia, sean las instituciones diversas, delegan la educación en los agentes educativos, en los docentes, que –generalmente mal pagados- tienen que llevar sobre sus espaldas esta responsabilidad. Y, si no logran un éxito se les recrimina, pero nadie recrimina a las diversas instituciones que han claudicado del pacto educativo, lo han delegado en la profesionalidad de un docente.”

En mi opinión, es muy posible que la iniciativa de este pacto educativo recaiga finalmente en la escuela, que sea la que esté en mejores condiciones para convocar a todos los públicos internos y externos, para renovar la tarea educadora sin dejar a nadie afuera en su comunidad local.

      En primer lugar, les agradezco el esfuerzo que han hecho ustedes para participar de este IV Congreso. Les agradezco los aportes, que nacen de la experiencia.
Una cosa que me preocupa a mí mucho es lograr armonías, que no es simplemente lograr compromisos, lograr arreglos, lograr entendimientos parciales. Armonía es, de alguna manera, crear entendimiento de diferencias, aceptar las diferencias, valorar las diferencias y dejar que se armonicen, que no se fragmenten.
    
 El mensaje que escuchamos de parte de la Lumsa recordaba una frase mía: No vamos a cambiar el mundo si no cambiamos la educación. Y hay algo que está totalmente desarmonizado. Yo pensaba que era solamente en América Latina, o en algunos países de América Latina, que era lo que más conocía. En el mundo. Es el pacto educativo, pacto educativo que se da entre la familia, la escuela, la patria, la cultura. Está roto y muy roto, 
y no se puede pegar. El pacto educativo roto significa que sea la sociedad, sea la familia, sean las instituciones diversas delegan la educación en los agentes educativos, en los docentes, que –generalmente mal pagados– tienen que llevar sobre sus espaldas esta responsabilidad y, si no logran un éxito, se les recrimina, pero nadie recrimina a las diversas instituciones que han claudicado del pacto educativo, lo han delegado a la profesionalidad de un docente. Quiero rendir homenaje a los docentes, porque se han encontrado con esta papa caliente en la mano y se han animado a seguir adelante.

Scholas quiere, de alguna manera, reintegrar el esfuerzo de todos por la educación, quiere rehacer armónicamente el pacto educativo, porque solamente así, si todos los responsables de la educación de nuestros chicos y jóvenes nos armonizamos, podrá cambiar la educación. Y, para eso, Scholas busca la cultura, el deporte, la ciencia; para eso, Scholas busca los puentes, sale del “chiquitaje” y va a buscarlos más allá. Y hoy día está manejando, en todos los continentes, esta interacción, este entendimiento.

Pero además lo que busca Scholas es armonizar la misma educación de la persona del chico, del muchacho, del educando. No es solamente buscar información, el lenguaje de la cabeza. No basta. Scholas quiere armonizar el lenguaje de la cabeza con el lenguaje del corazón y el lenguaje de las manos, que una persona, que un chico, que un muchacho piense lo que siente y lo que hace, sienta lo que piensa y lo que hace, haga lo que siente y lo que piensa.
Esa armonía en la misma persona, en el educando, y esa armonía universal, de tal manera que el pacto educativo lo asumimos todos y, de esa manera, salimos de esta crisis de la civilización que nos toca vivir, y damos el paso que la misma civilización nos exige.
Cada uno de los pueblos que integran Scholas tiene que buscar en su tradición –su tradición histórica, su tradición popular– las cosas fundacionales, cuáles son las cosas que culturalmente son fundacionales a la patria. Y, desde eso que le dio sentido a esa patria, a esa nación, sacar la universalidad que armoniza. La cultura italiana, por ejemplo, no puede renegar de Dante como fundacional; la cultura Argentina, que es la que conozco, no puede renegar del Martín Fierro, nuestro poema fundacional. Me vienen las ganas de preguntar –pero no lo voy a hacer– cuántos argentinos aquí presentes han estudiado, leído, meditado a Martín Fierro. Volver a las cosas culturales que nos dieron sentido, que nos dieron la primera unidad de la cultura nacional de los pueblos, recuperar lo que es más nuestro cada uno de los pueblos para compartirlo con los demás y armonizar lo más grande: eso es educar para la cultura.
Además, hay que ir a buscar lo fundacional de la persona, la sanidad fundacional, la capacidad lúdica, la capacidad creativa del juego. El libro de la Sabiduría dice que Dios jugaba, la sabiduría de Dios jugaba. Redescubrir el juego como camino educativo, como expresión educativa. Entonces, ya la educación no es meramente información; es creatividad en el juego, esa dimensión lúdica que nos hace crecer en la creatividad y en el trabajo en conjunto.

Finalmente, buscar en cada uno de nosotros y en nuestros pueblos la belleza, la belleza que nos funda con nuestro arte, con nuestra música, con nuestra pintura, con nuestra escultura, con nuestras literaturas. Lo bello. Educar en la belleza porque armonía dice a belleza y no podemos lograr la armonía del sistema educativo si no tenemos esa percepción de la belleza.

Yo les agradezco todo lo que ustedes hacen y cómo colaboran en este desafío que es creativo: creativo del pacto educativo –recrearlo porque así recreamos la educación–; creativo de la armonía de la persona entre los tres lenguajes, el de las manos, el del corazón y el de la mente; creativo en la dimensión lúdica de una persona, ese sano perder el tiempo en el trabajo conjunto del juego; creativo en la belleza, que ya encontramos en los fundamentos de las identidades nacionales, que estamos todos juntos. Éste es el desafío. ¿Quién inventó esto? No se sabe, pero se dio. ¿Hay problemas? Muchos, muchos todavía que solucionar en la organización de esto. ¿Que somos tentados? Sí. Toda obra que empieza es tentada; es tentada de frenarse, de corromperse, de desviarse. Por eso es necesario el trabajo conjunto y la vigilancia de todos, para que esta chispa que nació siga extendiéndose en un fuego que ayude a reconstruir, a armonizar el pacto educativo. Los que ganan en todo esto son los chicos. Así que les agradezco por lo que hacen por el futuro, porque decir chicos es decir futuro. Muchas gracias.

La noticia que anunciaba el Congreso de Scholas Ocurrentes, en el Vaticano.

02/02/2015 - EUROPA PRESS, MADRID
Expertos en educación y responsabilidad social, así como representantes de diferentes credos, instituciones deportivas y de los ámbitos cultural y artístico, se reúnen desde este lunes en el Vaticano en el IV Congreso Mundial Educativo de Scholas. El Papa Francisco cerrará el congreso el próximo jueves en el Aula del Sínodo.0


Bajo el lema 'Responsabilidad social educativa', los participantes discutirán sobre la inclusión educativa y analizarán el mensaje del Papa Francisco sobre la educación de los jóvenes.

El director mundial de Scholas, José María del Corral, ha indicado que "el mundo está en crisis y la solución pasa por la educación" y ha recordado que "como dice el Papa Francisco, no se puede dejar a los chicos en manos de las adicciones, la exclusión y el descarte" porque "sin educación crecen el delito y el desempleo". (leer más)



sábado, 10 de enero de 2015

Una posible crisis de la Responsabilidad Social de las Empresas (I)

Antonio Argandoña se ha referido en su blog a una posible crisis en la RSE que se ha
reflejado en las redes especializadas (link) en las últimas semanas.

Siempre he pensado que la RSE no es una moda, sino que responde a la realidad de las organizaciones, que deben ser responsables de sus impactos sobre todos los públicos internos y externos: y esto no va a pasar de moda nunca. Sin embargo, creo que es de interés estar al tanto de la valoración positiva o negativa que se tiene en el mundo sobre la RSE.

Ya que Argandoña es uno de los referentes más respetados en el mundo académico internacional, voy a resumir algunas de sus ideas sobre esta presunta crisis de la RSE.
En primer lugar, dice que sería útil un debate a fondo sobre el concepto de RSE, y necesariamente sobre qué es la empresa. “Porque si uno sostiene que el objetivo de la empresa es la maximización del valor económico para el accionista y otro opina que es la maximización del valor social para todos los stakeholders, ya podemos hablar sobre RS que estaremos definiendo de manera distinta la R, o sea, cuál es o cuáles son las responsabilidades de la empresa –lo que dependerá también de si la definimos como una comunidad de personas, un conjunto de derechos de propiedad, una función de producción o una creación del Estado.”

Los que nos dedicamos a la RS esperamos que produzca un cambio social, pero a veces se la confunde con la financiación de obras buenas. Como dice Argandoña, se convierte a la RSE en “un listado de causas nobles: empleo de personas con discapacidad, defensa de los derechos humanos, cuidado del medio ambiente, promoción de la igualdad, atención a parados jóvenes, a parados mayores, a personas sin vivienda, a enfermos, a ancianos, a niños en situación de pobreza. No hay por qué excluir esas acciones de la RS, pero no podemos esperar de ellas que produzcan la transformación de las empresas y de sus directivos que solemos esperar de la RS. De nuevo, esto puede llevar al malestar.”

Otra posible causa de pesimismo con respecto a la RSE se refiere a equivocar en las motivaciones profundas que deberían impulsar a los empresarios a cambiar sus conductas. No es suficiente para eso con tener una actitud altruista, other-oriented, porque la RSE requiere de un convencimiento ético, y por lo tanto, de un verdadero aprendizaje de virtudes por parte de los directivos. Explica Argandoña que “la RS suele presentarse como una alternativa a la ética, no como una parte de ella: o sea, esperamos resultados que deberían proceder de una transformación moral, pero sin promoverla. Y, en segundo lugar, si esas conductas altruistas se aceptan como fruto de las recomendaciones o presiones sociales, sin una “conversión” motivacional de las personas, parece muy dudoso que produzcan el cambio de cultura organizacional que la RS espera. Con otras palabras: la RS, me parece, debe “transformar” la empresa; el impacto en la sociedad vendrá luego.” 

En relación con las instituciones educativas
Con lo dicho hasta aquí, quisiera dejar claro para los que trabajamos en instituciones educativas, que la responsabilidad social de estas organizaciones requiere asentarse en bases sólidas para no caer luego en desánimos, crisis y pesimismos por la falta de resultados.
Concretamente,
1) en los objetivos de la institución educativa debe estar incluido aportar al bien común de la sociedad, en otras palabras, la  maximización del valor social para todos los stakeholders. Por este motivo, decimos que el primer paso para un Plan de RSEd es incluir la RS en la Misión y Visión de la institución.

2) es conveniente pensar en la institución educativa, sea estatal o privada, como una comunidad de personas.

3) la RSEd no se confunde con un listado de causas nobles a las que se apoya, sino que es un modo de gestionar la institución, de educar y de tomar decisiones.

4) la RSEd consiste en una mirada ética a la organización, y los resultados positivos  deberían proceder de una transformación moral de los actores.


En una próxima entrada continuaremos con esta cuestión.

sábado, 6 de diciembre de 2014

The Abundant Community

"The Abundant Community is a book that reminds us that our greatest strength
as a people comes from the gifts of caring, aware communities and neighborhoods."

El libro The Abundant Community fue best seller en 2010, y estos son sus datos:

The Abundant Community: Awakening the Power of Families and Neighborhoods, by John McKnight and Peter Block. San Francisco: Berrett-Koehler, 2010

En la base del enfoque de la  Responsabilidad Educativa está la convicción de que las instituciones educativas tienen que salir de su burbuja e interactuar con todos los públicos relacionados, porque pueden ser más responsables de los impactos que producen y enriquecer su misión. Este libro provee una visión optimista sobre la abundancia de recursos disponibles que un colegio puede encontrar en su vecindario. 

Acerca de La Comunidad Abundante

Este libro de Peter Block y John McKnight explica que cada vecindario, barrio o comunidad local tiene personas con los dones y talentos que el resto de los vecinos necesita. Que no todo en esta sociedad se resuelve comprando y actuando como consumidores, también es posible actuar como vecinos solidarios y buenos ciudadanos.

Los autores aseguran y dan numerosos ejemplos de cómo una comunidad local puede disponer de abundancia de dones para atender las necesidades de:
-seguridad
-salud
-bienestar de los niños
-cuidado del medio ambiente
-una economía empresarial
-alimento y cuidado para los marginales

Peter Block tiene su página web  con enorme cantidad de recursos sobre la comunidad abundante en http://www.peterblock.com/

domingo, 16 de noviembre de 2014

¿Qué es compliance?

Con motivo de las normas internacionales para combatir el lavado de dinero, las empresas han debido formalizar sus responsables de compliance. Como se trata de un término ajeno a las instituciones educativas, transcribimos un artículo esclarecedor del blog de Antonio Argandoña:

Responsabilidad social, compliance y buen gobierno 

Publicado en  noviembre 5, 2014 por Antonio Argandoña

Responsabilidad social, compliance (cumplimiento normativo, legal o regulatorio) y buen gobierno fueron los tres temas que desarrollamos los pasados días 28 y 29 de octubre en un Programa Enfocado del IESE en Madrid, que codirigimos mi colega Joan Fontrodona del IESE y un formidable equipo de KPMG, liderado por Pedro Pablo Rodés, Alain Casanovas y Silvia Sorribas.
¿Tres temas juntos? Juntos y revueltos. Porque, al organizar el programa, llegamos a la conclusión de que los tres aspectos debían aparecer interrelacionados, porque lo están. Bueno, no siempre lo están, pero deberían estarlo. En efecto, compliance implica que dentro de la empresa hay quien se ocupa de que se observe todo lo exigido por la ley y las regulaciones, así como por las normas internas de la empresa, los códigos de buenas prácticas o códigos éticos y demás requisitos. Esto puede entenderse como una tarea, digamos, burocrática: ir poniendo cruces a un listado, hasta comprobar que todo se ha cumplido satisfactoriamente, para la buena marcha de la empresa y para la seguridad de los directivos y empleados involucrados.
Pero esto es eso, algo burocrático. La función de compliance debe estar entretejida de Responsabilidad social y de ética. Los que la ponen en práctica deben preocuparse no solo del cumplimiento, sino del espíritu, del alma de la norma. Y eso es la Responsabilidad social y la ética. Si no, acabaremos en lo de “hecha la ley, hecha la trampa”. Y deben llevar a cabo tareas de formación de todos en la empresa sobre esos temas.
Y buen gobierno también, entendido como algo que empieza en los accionistas e inversores, sigue, o mejor, culmina en el consejo de administración, penetra en la función de la alta dirección y, desde ahí, fluye hacia abajo, hacia todos en la empresa. Y de nuevo esto no puede ser una tarea administrativa, sino el fruto de una reflexión de la que ya he hablado otras veces en este blog: ¿qué queremos que sea nuestra empresa? ¿Cuál es su misión? ¿Cuál es su papel en la sociedad? ¿Cómo desarrolla esa misión en todas sus acciones? Y ahí vuelve a aparecer la compliance, que, se dijo repetidas veces en el Programa, debía reportar al consejo de administración, y la Responsabilidad social y la ética. Porque, además, buen gobierno no significa gobernar para la maximización del beneficio de los accionistas, sino gobernar para la empresa, para sus stakeholders (clientes, proveedores, empleados, comunidad local, sociedad), con visión a largo plazo y pensando en la continuidad de la empresa.  
La conclusión que saqué de las sesiones de ese Programa es que cada vez más tendremos que hablar de la RSCBG, es decir, de la Responsabilidad social, compliance y buen gobierno, como una única función con varias dimensiones. O, si al lector le parece demasiado largo, hable sencillamente de buen gobierno y buena dirección, y ya está. Al fin y al cabo, nos referimos a eso, ¿no?
- See more at:link
-------------------------------

A continuación, adjuntamos  una información relacionada: en el IAE Business School de Pilar, Buenos Aires, se realizará el 4 de diciembre de 2014 la Conferencia Anual “Estrategias en Compliance y Gestión de Riesgos”.
Participación como keynote speaker
de Alexandra Wrage, presidenta de TRACE International y experta mundial en anticorrupción corporativa, quien   expondrá sobre “Estrategias prácticas para hacer negocios sin corrupción”.
Asimismo, habrá paneles sobre:
 Intercambio de mejores prácticas en Compliance y Gestión de Riesgos
 Whistleblowing
 Gestión del Riesgo
 Nuevos enfoques anticorrupción
La actividad no tiene costo alguno pero requiere inscripción previa a transparencia@iae.edu.ar o al +54 0230 441546.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Shaping the Future We Want

Shaping the Future We Want

UN Decade of Education for Sustainable Development
(2005-2014)
FINAL REPORT


Del 10 al 12 de noviembre de 2014, se desarrolló en Nagoya, Japón, la Conferencia Mundial para la evaluación de la Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible.

Se presentó el documento Shaping the Future We Want (link), de 198 páginas, por ahora solamente accesible en inglés (link), y un Sumario de 20 páginas (link). En su título hace referencia al documento final de Río+20 The Future We Want (2012), donde en el n. 233 se dice: “Resolvemos promover la educación para el desarrollo sostenible e integrar el desarrollo sostenible de manera más activa en la educación más allá del Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible.”

Los otros dos recientes documentos principales sobre EDS son los siguientes:

1. PROPUESTA DE PROGRAMA DE ACCIÓN MUNDIAL (PAM) DE EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE (EDS) COMO SEGUIMIENTO DEL DECENIO DE LAS NACIONES UNIDAS DE LA EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE DESPUÉS DE 2014 (link)

El Programa de acción mundial abarca las políticas y las prácticas en materia de EDS, que se rigen por los siguientes principios:
a) La EDS permite a cada ser humano adquirir conocimientos, competencias, valores y actitudes con los que contribuir al desarrollo sostenible, tomar decisiones fundamentadas y adoptar medidas responsables en favor de la integridad del medio ambiente y la viabilidad de la economía, y lograr la justicia social para las generaciones actuales y venideras.
b) La EDS supone la inclusión de las cuestiones esenciales del desarrollo sostenible en la enseñanza y el aprendizaje y requiere métodos de enseñanza y aprendizaje innovadores y participativos que empoderen y motiven a los educandos para actuar en pro del desarrollo sostenible. La EDS promueve competencias como el pensamiento crítico, la comprensión de sistemas complejos, la imaginación de hipótesis futuras y la adopción de decisiones de manera participativa y en colaboración.
c) La EDS se fundamenta en un planteamiento de la educación basado en los derechos humanos. Su objetivo es impartir una educación de calidad y propiciar un aprendizaje provechoso de una manera adaptada a las preocupaciones de hoy.
d) La EDS es una forma de educación transformadora ya que su finalidad es reorientar a las sociedades hacia el desarrollo sostenible. En última instancia, esto exige una reorientación de los sistemas y estructuras educativos, y un replanteamiento de la enseñanza y el aprendizaje. La EDS atañe al meollo de la enseñanza y el aprendizaje y no puede considerarse un complemento de las prácticas educativas existentes.
e) La EDS se refiere a los aspectos medioambientales, sociales y económicos del desarrollo sostenible de una manera integrada, equilibrada e integral. Se relaciona asimismo con una agenda global para el desarrollo sostenible como la que figura en el documento final de la Conferencia Río+20 que comprende, entre otras cosas, cuestiones interrelacionadas como la reducción de la pobreza, el cambio climático, la reducción de los riesgos de desastre, la biodiversidad y el consumo y la producción sostenibles. Responde a especificidades locales y respeta la diversidad cultural.
f) La EDS abarca la educación formal, no formal e informal y el aprendizaje a lo largo de toda la vida, desde la primera infancia hasta la vejez. Por consiguiente, comprende también las actividades de formación y de sensibilización pública llevadas a cabo en el marco más amplio de los esfuerzos en favor del desarrollo sostenible.
g) La EDS, designación utilizada en este Programa de acción mundial, se propone abarcar todas las actividades conformes a los principios antes enunciados, independientemente de que utilicen el término de EDS o –según su historia, su contexto cultural o sus ámbitos prioritarios específicos- el de educación ambiental, educación para la sostenibilidad, educación global, educación en materia de desarrollo u otros.

2. UNESCO Roadmap for Implementing the Global Action Programme on Education for Sustainable Development 


La importancia que la UNESCO y la ONU otorgan a la Educación para el Desarrollo Sostenible es enorme. Por este motivo, en el Centro de Ética y Desarrollo Sostenible de la Universidad Austral se ha constituido un Grupo de Estudio de EDS, para elaborar trabajos que permitan la aplicación de estos conceptos y su difusión en las instituciones educativas. Los interesados en colaborar en este grupo de EDS pueden dirigirse a este blog.






miércoles, 12 de noviembre de 2014

SHAPING THE FUTURE WE WANT

Video de 5 minutos con conclusiones de la World Conference on Education for Sustainable Development, Nagoya Japón, 10 al 12 de noviembre de 2014

domingo, 9 de noviembre de 2014

Presentación de un libro sobre RSU (Responsabilidad Social Universitaria)

El 24 de octubre, se realizaron las V Jornadas Académicas  de Gestión y Dirección de Instituciones Educativas, en la Escuela de Educación de la Universidad Austral en Pilar .

Presenté un libro sobre la RSU, ganador de un premio nacional (Bernardo Kliksberg integró el jurado junto a otros referentes),  de tres jóvenes autoras de San Juan, Argentina: M.Belén Arias, Ana M. Lillo y Emilce Valdivieso.

Recogen la definición de Argandoña, profesor del IESE Business School: “La Responsabilidad Social Empresarial tiene como objetivo que la empresa sea responsable de sus actos ante la sociedad; esto se refiere a la excelencia de las organizaciones, de las personas que la dirigen y de las personas que trabajan en ella; va más allá del cumplimiento estricto de las obligaciones legales”.
Como es evidente, toda organización debe ser responsable de sus actos ante la sociedad, y con mayor motivo ,  las instituciones educativas y por lo tanto,  las universidades.

Carrizo y Vallaeys han definido la RSU como “un modo de gestión integral de la universidad, que podemos caracterizar como gestión de impactos humanos, ambientales y sociales, que la actividad de la organización genera, en un esfuerzo constante por abarcar y satisfacer los intereses de todos los afectados potenciales”. (F:Vallaeys 2006).

Se refiere por tanto a la gestión integral de la universidad, que tiene que tomar decisiones responsables en sus 4 áreas de acción: con respecto a su propia organización, y a su tarea docente, de investigación y de extensión. Esto implica por tanto, que el campus de la universidad sea un campus sostenible y la universidad sea socialmente responsable.
Campus sostenible: que su implantación en la trama urbana y sus edificios reflejen los criterios de sostenibilidad, especialmente  en el uso de la energía, el agua, los efluentes y la basura.
Universidad socialmente responsable: que su gestión sea responsable con todos sus públicos internos y externos, y que se incorporen esos criterios en la docencia, la investigación y la extensión.

El libro recoge también los primeros pasos que está dando la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica de Cuyo para poner en marcha un plan de RSU. Es un hecho que subrayo, porque al intentar aplicar la RSU a una unidad académica es cuando se validan las ideas previas y se pueden evaluar los resultados. Por ejemplo, en el área de docencia, desde que se comenzó a dictar la asignatura Ética y Responsabilidad en todas las carreras, un 20% de los trabajos finales para alcanzar el título de grado corresponden a las siguientes temáticas elegidas por los alumnos: RSE, Pacto Global, Desarrollo Sostenible, RSEd.   Un 20% de los alumnos: ¿es mucho o es poco? En cualquier caso es un dato que no se sabía antes de implementar el Plan; es un resultado positivo porque antes nadie elegía estos temas, e impulsa la conciencia social en toda la actividad de docencia, investigación y extensión.

En el acto de cierre de las V Jornadas de la escuela de Educación de la Universidad Austral tuvimos la gran satisfacción de escuchar el anuncio de las Jornadas del año 2015, cuyo tema será la gestión de instituciones educativas socialmente responsables. Animamos a los lectores de este blog a comenzar a preparar trabajos para presentar.

Datos del libro premiado
Responsabilidad Social: cómo contribuir activamente al Desarrollo Sostenible con Inclusión Social. Premio Anual Manuel Belgrano año 2013. María Belén Arias, Ana María Lillo, Emilce Valdivieso; Edición del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, 2014.

domingo, 12 de octubre de 2014

FINALIZA LA DÉCADA DE LA EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE 2005-2014 Y COMIENZA UN NUEVO PROGRAMA DE ACCIÓN MUNDIAL

La Década de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS), cuya
Irina Bokova directora de UNESCO
coordinación se encomendó a la UNESCO, finaliza el 31 de diciembre de 2014. Se elaboró una propuesta de Programa de Acción Mundial (PAM) de Educación para el Desarrollo Sostenible ,
 para continuar después de 2014,
Está previsto ponerlo en marcha en la conferencia mundial de la UNESCO sobre la EDS, que se realiza en Nagoya (Japón), del 10 al 12 de noviembre de 2014. Invitarán a unos 1.000 participantes, funcionarios del área de educación de todos los países, y expertos pertenecientes a organismos públicos y privados.

Como se explica en el sitio web de UNESCO (link) “el desarrollo sostenible no puede alcanzarse únicamente mediante soluciones tecnológicas, reglamentos políticos o incentivos económicos. Su consecución exige la transformación de la manera de pensar y actuar de la gente. A fin de ayudar a lograr ese cambio, la EDS tiene en cuenta la interdependencia del medio ambiente, la economía y la sociedad.”

La meta general del programa de acción mundial consiste en generar y aumentar la acción en todos los niveles y todas las esferas de la educación y el aprendizaje a fin de acelerar los progresos hacia el logro del desarrollo sostenible. Esta meta se articula en dos objetivos:
a) reorientar la educación y el aprendizaje para que todas las personas tengan la oportunidad de adquirir conocimientos, competencias, valores y actitudes con los que puedan contribuir al desarrollo sostenible; y
b) fortalecer la educación y el aprendizaje en todos los programas, agendas y actividades de promoción del desarrollo sostenible.

Hay cinco ámbitos de acción prioritarios y uno de ellos tiene directa relación con los objetivos de este blog. Se propone que cada institución educativa tenga un enfoque institucional integral, lo que nosotros llamamos, un Plan de Responsabilidad Social Educativa.

En el Programa de Acción Mundial, se describe el enfoque institucional integral del siguiente modo:

“Planteamientos paninstitucionales
 Promover los planteamientos paninstitucionales de EDS en todos los niveles y en todos los entornos. Los enfoques institucionales integrales no solo precisan una reorientación de los contenidos y la metodología docentes, sino también una gestión de los campus y las instalaciones que sea acorde con el desarrollo sostenible y la cooperación de la institución con las partes interesadas en materia de desarrollo sostenible en la comunidad. Se han logrado importantes éxitos en este sentido en los ámbitos de la educación superior y la enseñanza secundaria. Es necesario ampliar esos logros y aplicarlos a otros niveles y tipos de educación, como el cuidado y la educación de la primera infancia, la enseñanza y formación técnica y profesional y la educación no formal de jóvenes y adultos. La promoción de enfoques institucionales integrales exige en particular lo siguiente:

a) Se organiza un proceso institucional integral de tal modo que se permita a todas las partes interesadas –dirigentes, docentes, educandos, administración- elaborar conjuntamente una visión y un plan para aplicar la EDS en toda la institución en cuestión.
b) Se presta a la institución un apoyo técnico y, cuando resulta posible y apropiado, un respaldo financiero para facilitar su reorientación. Esto puede consistir en ejemplos pertinentes de prácticas idóneas, una formación destinada a los dirigentes y la administración, la formulación de directrices y actividades de investigación conexas.
c) Se movilizan y refuerzan las redes interinstitucionales pertinentes para facilitar el apoyo mutuo, como el aprendizaje entre pares en el marco de un enfoque institucional integral, y para aumentar la notoriedad del enfoque y promoverlo como modelo para su adaptación.”


      Mi reflexión personal es que las Naciones Unidas están coordinando todos sus recursos intelectuales y económicos para impulsar el Desarrollo Sostenible, y han pensado –con buena lógica- que la educación es una de las herramientas fundamentales para implantar la nueva cultura que requiere este paradigma. Por lo tanto, si una institución educativa quiere estar en la vanguardia de la educación en el futuro próximo, no puede quedarse al margen de este proceso. El Desarrollo Sostenible es el marco general, y la RSEd es el modo en que una institución educativa  contribuye al DS del planeta, mientras cumple su misión.

sábado, 4 de octubre de 2014

RESPONSABILIDAD SOCIAL EDUCATIVA EN UNA ONG DE MADRID

COOPERACIÓN INTERNACIONAL (CI) es una ONG con sede en Madrid, que promueve la solidaridad en la educación de los jóvenes.

·       Gestionan más de 120 proyectos de sensibilización y voluntariado
·       50.000 estudiantes son beneficiarios de su proyectos educativos
·       4.500 voluntarios participan en campañas especiales
·       800 voluntarios permanentes
·       Trabajan con 168 asociaciones juveniles
·       300 empresas colaboradoras

En 2013 su página web www.juventudsolidaria.org  recibió 2.500.000 visitantes únicos.

Trabaja en cuatro líneas:
1. Responsabilidad Social Educativa: haciendo valer el  potencial transformador del entorno familiar y social que tienen las instituciones educativas.
2. Innovación social: impulsan el emprendimiento social de los jóvenes para luchar contra la pobreza.
3. Voluntariado: promueven la participación social de los jóvenes y el contacto directo con los más necesitados.
4. Contribución al Desarrollo: realizan proyectos de cooperación para el desarrollo en diversos países.

Se han inspirado en los materiales de este blog, para definir el concepto de RSEd  del siguiente modo “Proponemos una visión innovadora de la actividad propia de las instituciones educativas que les ayude a tomar conciencia de su responsabilidad respecto a los impactos que producen en su entorno.”

Los días 30 de septiembre y 1 de octubre estuve reunido en su sede de Madrid, con José María Pérez-Seoane, director general de Cooperación Internacional, María Vega Rodríguez –directora de proyectos- y con Iciar Lumbreras –directora de desarrollo corporativo.

A partir de la coincidencia en el enfoque de  los conceptos de desarrollo sostenible y RSEd,  delineamos trabajos conjuntos entre CI y el Centro de Ética y Desarrollo Sostenible de la Universidad Austral.

Por mi parte, pude confirmar y ampliar la convicción de que el marco teórico que utilizamos en este blog es útil para enriquecer y definir con precisión la misión y la visión de una ONG como la que nos recibía. A partir de ese marco es posible luego dar sentido y valor a cada acción de Responsabilidad Social en el ámbito de organizaciones educativas o empresariales.

Tomemos como ejemplo una actividad de voluntariado realizada desde un colegio. En primer lugar hay que alinear la actividad con la misión y los valores que promueve el colegio, para que sea educativa y no una actividad aislada. Conviene planificarla en conjunto con los beneficiarios, de modo que ellos se involucren y se responda a sus necesidades reales. Para que los beneficios sean sostenibles tiene que contribuir a la mejora de todas las personas que participan, a ampliar el capital social y hacer más sólido el capital institucional de la comunidad en la que se realiza la acción de voluntariado; y se debería actuar con respeto por el medioambiente. Antes de iniciar la acción también convendría tener preparados los indicadores que se medirán, para evaluar luego los impactos.

 Como podrán observar, en este ejemplo he desarrollado los 6 pasos para hacer un Plan de RSEd, que por lo tanto sirven también para planificar y evaluar los proyectos y las acciones de RSEd.


Termino esta entrada del blog con una calurosa felicitación a todos los que llevan adelante Cooperación Internacional, una ONG ejemplar, de la que podemos aprender lo que es el trabajo bien hecho en el campo de la solidaridad.  

domingo, 17 de agosto de 2014

RSEd y estructura y cultura de la organización escolar

Instituto Pindapoy-San José-Misiones
Social Educational Responsibility: school structure and culture. Collegiality
La RSEd impregna de una visión ética a la organización escolar, porque ésta se hace responsable de los impactos que produce en los públicos interesados y promueve el bien común de todos.

Es pertinente entonces preguntarnos cuál es la estructura y la cultura organizacional más apropiada para desarrollar y practicar la RSEd.

Por mi parte descartaría la perspectiva crítica que se propone profundizar los conflictos en la escuela, como modo de configurar “la realidad organizativa de los centros educativos, en la que son conceptos básicos el poder, los intereses, las políticas de actuación, las luchas ideológicas y científicas, etc.” (Xesús R. Jares, El lugar del conflicto en la organización escolar, Revista Iberoamericana de Educación, Número 15, Septiembre - Diciembre 1997) . En mi opinión, esta consideración positiva del conflicto es una visión ideológica, que abreva en la dialéctica de la lucha de clases, y que es nociva para el clima de confianza que debe impregnar el ámbito educativo.

Mi propuesta es considerar a la organización escolar como comunidad de aprendizaje, de la que participan no sólo maestros y alumnos, sino todos los stakeholders internos y externos, tal como venimos explicando en este blog.
A esta noción de comunidad educativa correspondería la colegialidad, como estructura y como cultura, cuestión que hemos planteado en otros trabajos que están publicados (Por ejemplo, Carlos Pujadas y Julio C. Durand, El concepto ampliado de colegialidad: alcance y posibilidades, Fundamentos en Humanidades, Universidad Nacional de San Luis, Año III- N° 1-2 (5-6/2002) / pp. 57- 68).
La estructura colegial sería el sistema por el que todos los stakeholders son tenidos en cuenta y participan en las decisiones, según las funciones que cumplen en la comunidad educativa. Y la cultura colegial como cultura de la organización, está caracterizada por la confianza entre sus miembros, que los motiva para moverse por un interés común, que busca el bien de la institución y de todos sus integrantes a través del trabajo colaborativo, en equipo y en red.

Lo que hemos expuesto en estas líneas es una síntesis de un tema muy amplio y rico y poco estudiado en la bibliografía escolar[1]. Y nos parece importante, porque introduce la cuestión de la colegialidad como elemento distintivo, complemento coherente y apropiado para la institución educativa que quiere ser socialmente responsable.  Por supuesto que reconocemos que estamos sumando conceptos que pueden resultar excesivamente novedosos para nuestras prácticas escolares habituales. Pero entiendo que la renovación que requiere la avejentada institución escolar pasa por este tipo de planteos desafiantes para el modo de concebirla.



[1] Un trabajo reciente, interesante pero limitado a la colegialidad docente es el de Jesús Jornet, Carmen Carmona y Margarita Bakieva: Hacia una Definición del Constructo de Colegialidad Docente: Estrategias Metodológicas de Evaluación , RIIE 2012 - Volumen 5, Número 1 (e)